Así es tu cara, así deben de ser tus cejas

Así es tu cara, así deben de ser tus cejas

Así es tu cara, así deben de ser tus cejas

Una de las partes más importantes del rostro son las cejas, su cuidado dependerá mucho de nuestra expresión facial. Así que mucho cuidado. Si eres de las que se las depilan en casa y evitan los centros de belleza para dejar esta zona en manos de profesionales, es muy importante que estudies tu forma facial para que a la hora de darle forma a tus cejas no acabes más fea que si te las dejaras salvajes.

Lo imprescindible antes de comenzar con el proceso es disponer de unas buenas pinzas de depilar, olvídate de las que venden en los bazares chinos o en los llamados “todo a un euro”. Las de Beter, por ejemplo, van muy bien. Es fundamental también disponer de un espejo de aumento, si no tienes uno ya es hora de que te lo compres. También te recomendamos que tengas a mano unas tijeras pequeñas, para cortar el pelo sobrante, pero sin pasarte.

Llegados a este punto es necesario que te mires bien al espejo y veas la forma de tu cara, solo así sabrás que cejas te van más.

Rostro redondo: Si tienes este tipo de rostro, tu objetivo ha de ser que tus cejas estilicen el óvalo facial y le den más altura. Para ello lo ideal son unas cejas ascendentes, un ángulo alto. Evita una ceja plana.

Rostro alargado: Si tienes una cara similar a la de Liv Tyler, lo que debes procurar es diseñar tus cejas para hacer que tu rostro sea más recortado, que se vea más ovalado, por eso las cejas rectas y horizontales son las más idóneas.

Rostro ovalado: si tienes este tipo de cara, estás de suerte porque te favorecen todo tipo de cejas. Pero como lo que buscamos es el equilibrio, lo mejor es que optes por unas cejas con un ángulo suave.

Rostro cuadrado: Aquí se busca romper la monotonía de los rasgos, levantar la mirada y relajar las mandíbulas excesivamente marcadas, por eso, la mejor opción son las cejas en triángulo.

Rosto en forma de corazón: unas cejas delgadas, cortas, suavemente redondeadas y un poco depiladas hacia los extremos hacen que a la vista, la frente parezca más corta y la barbilla más estrecha.

Si te has liado un poco te dejamos una imagen para que te hagas una idea mejor.

Cuando tengas claro esto, debes aprenderte estos tres puntos fundamentales para depilarlas: dónde debe empezar, dónde debe ir el punto más alto -en el caso de las caras alargadas no lo necesitarás- y dónde debe acabar. Coge un lápiz, colócalo junto a la aleta de la nariz y sigue en línea recta, pasando por el lagrimal del ojo hasta el nacimiento de la ceja, de ahí debe partir, todo lo que quede al otro lado, debe ir fuera.

Para saber dónde marcar el punto de inflexión, el más alto del arco de la ceja, coloca el lápiz haciendo una línea desde el lateral de la nariz, hasta la parte más externa del iris cuando se mira de frente. Por último, une el lápiz desde el lateral de la aleta de la nariz, con el extremo del ojo, ahí tiene que terminar la ceja.

Si después de leer esto crees que no eres capaz, te aconsejamos que te pongas en manos de un profesional, quizá si vas a su centro de belleza acabes fijándote y algún día puedas conseguir tu misma llevar el cuidado de tus cejas desde casa.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.