JustFab, estafadores VIP

Nunca he utilizado este medio para hablar de una experiencia personal, pero considero que ya está bien que a los consumidores nos tomen el pelo, sobre todo en unos momentos en los que el ecommerce despunta y hay muchos que lo aprovechan para estafar y no hacer un uso lícito y claro de lo que venden. Esto es justamente lo que hacen en JustFab, una empresa online española que vende ropa y calzado y cuya política de atracción de clientes es completamente una estafa en toda regla.

Lo primero, es que captan nuevos clientes haciéndoles creer que la primera compra les va a costar solo 20 euros. Yo me dejé llevar por ese precio, compré unos zapatos y además de tener problemas con su devolución (me venían grandes y los cambié) vi que a los pocos días me cargaban en mi cuenta 39,95 euros. Inmediatamente pensé que era un error y que me lo devolverían, pero lo que no me esperaba era que era una miembro VIP (sin yo haber seleccionado nada ni haberme dado ni cuenta, solo por haber hecho una primera compra de 20 euros) y que cada mes me cobrarían 39,95 para canjear sí o sí en artículos de su tienda online.

La estafa viene, en que a la hora de comprar en ningún momento te dan esta información, como sí, por ejemplo, ocurre en otras tiendas online como Amazon y su servicio Premium. Así, que de repente ves como tu cuenta se queda con 39,95 euros menos y tu no necesitas unos zapatos nuevos. En un espacio de su web te explican, en esas Preguntas Frecuentes que nadie jamás se hace hasta que llega el pastel, que por ser miembro VIP te van a hacer ese cargo cada mes, pero que puedes saltarlo y no te lo hacen.

Lógicamente me pregunto la de mujeres que no tendrán ni idea y que habrán tenido que tragar con todo esto, como se suele decir, “por cojones”. Realmente estoy muy decepcionada con su servicio, además de todo el tiempo que he tenido que pasar esperando la devolución, tiempo que se traduce en llamadas diarias a un servicio de atención al cliente nefasto y de espera para recoger el paquete en un punto pack con el objetivo de que los gastos de envío no se suban enormemente.

JustFab no volverá a saber de mi, aunque no han podido acabar con mis ganas de seguir explorando este cada vez mayor universo que se llama comercio electrónico y que nos permite a miles de personas sin mucho tiempo comprar sin movernos de la silla del ordenador.