Trucos para sacarle todo el partido al ácido hialurónico en tu piel

Trucos para sacarle todo el partido al ácido hialurónico en tu piel

Trucos para sacarle todo el partido al ácido hialurónico en tu piel

El ácido hialurónico se ha puesto muy de moda en los últimos años. Esta sustancia es generada por nuestro cuerpo de forma natural. Sus propiedades son fantásticas. Rejuvenece la piel, la hidrata, evita la flacidez, rellena y mejora la apariencia de las arrugas que se forman. Sobre todo en las patas de gallo, frente y surcos nasogenianos. En definitiva, aporta más turgencia a la piel y le da una mayor luminosidad.

El ácido hialurónico puede aplicarse de diferentes formas, todo dependerá de tu edad y de las necesidades de tu piel. Hoy en lomasguapa te queremos mostrar cómo aplicar este componente en todo el rostro para sacarle el máximo partido. Toma nota.

Cómo aplicar el ácido hialurónico correctamente

Conforme avanza el tiempo, nuestro organismo va perdiendo su capacidad de producir ácido hialurónico de forma natural. Esto conlleva a una pérdida de flacidez, a la deshidratación y, por tanto, a la aparición de arrugas. Una de las principales ventajas de esta sustancia es que retiene el agua. Esto produce una hidratación de la piel en profuncidad, lo que ayuda a rellenar los surcos y a aportar un aspecto más terso

Por regla general el ácido hialurónico se aplica en la siguientes zonas:

  • Arrugas de los ojos (patas de gallo)
  • Arrugas alrededor de la boca
  • Para dar volumen facial y labial
  • Líneas de expresión que aparecen en ambos lados de la nariz
  • En el contorno de los labios

ácido hialurónico piel

La forma más habitual, aunque también la más cara, de aplicar ácido hialurónico, es mediante inyecciones en la consulta de un médico estético o dermatólogo. Dependiendo de la marca y de si hablamos de un ácido hialurónico reticulado o no reticulado, su efecto sobre la piel puede variar de nueve a doce meses. Si el tratamiento se realiza de forma adecuada sus efectos son inmediatos y muy naturales. No obstante, no son permanentes. Lo mismo que ocurre con la sustancia natural que nuestro cuerpo genera, el ácido hialurónico inyectado volverá a disminuir con el paso del tiempo.

Otra manera de aplicar ácido hialurónico en el rostro es a través de cremas enriquecidas con esta sustancia. Se trata de una opción más económica, pero su efecto es bastante más lento y únicamente sirve para aportar hidratación a las capas más superficiales de la piel. Lo que hacen estas cremas es estimular la producción de colágeno, lo que aportará una mayor hidratación y luminosidad.

Por último también puedes encontrar en el mercado ácido hialurónico en forma de cápsulas. Esto ayudará a luchar contra el envejecimiento de la piel y los problemas de las articulaciones, además de hidratar y dar más vigor y luz a tu piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *