Cinco consejos para correr en verano

Como ya sabes, desde hace unos años el running es considerada como la alternativa más económica y más efectiva en la quema de calorías. Pero correr en verano requiere tener en cuenta ciertos aspectos que garanticen un entrenamiento óptimo sin impactos negativos en nuestra salud. No se trata de que te marques como objetivo pruebas tan exigentes como un maratón o una 20K. Puedes comenzar por practicar hiking como ya hacen algunas de las celebrities de Hollywood.

En el running todo es empezar y quienes lo practican advierten de que engancha.

Alimentación

El running y las altas temperaturas exigen que el cuerpo esté bien hidratado. Para evitar problemas de deshidratación que pueden dar lugar a mareos, malestar general y lesiones musculares, es conveniente adoptar ciertas costumbres. Bebe abundante agua a lo largo de todo el día, no sólo antes, durante y después del entrenamiento. Añade bebidas isotónicas a tu dieta para mantener los niveles de sales minerales y azúcar. Además de optar por alimentos con alto contenido en agua, es importante que bebas agua en todas las comidas, ya que el líquido te ayudará a absorber el contenido de agua de los alimentos.

En cuando a la comida, no pueden faltar los carbohidratos (arroz, pasta y pan; mejor si son integrales), la verdura, las legumbres (mejor cocinadas que crudas, ya que se facilita la digestión), la carne blanca, el pescado azul y la fruta (son especialmente recomendables el plátano, que es rico en potasio; la naranja, por su alto contenido en vitamina C y los frutos rojos por su poder antioxidante).

Horarios

Los expertos recomiendan que, para practicar jogging en verano, apostemos por las últimas horas del día o las primeras de la mañana, aunque deberemos adaptarnos a las condiciones climáticas de nuestra zona geográfica. Por ejemplo, en zonas de costa salir a correr más tarde de las 9 de la mañana se hace especialmente duro por la humedad; o, si tu ruta pasa por zonas de fuerte viento, se recomienda tenerlo a favor hacia el final del entrenamiento. En cualquier caso, no se recomienda practicar deporte a pleno sol durante las horas en que el astro rey tiene más incidencia (entre las 12h y las 16h). Siempre que nos expongamos al sol durante nuestro entrenamiento, es importante que utilicemos un protector solar resistente y que adaptemos nuestro equipamiento para poder llevar mejor las altas temperaturas.

También te puede interesar leer:  Consejos para proteger tu piel del sol esta Semana Santa

Equipación

A la hora de practicar el running el elemento fundamental son nuestras zapatillas. Un buen calzado ayudará a controlar mejor la pisada, la amortiguación y evitará lesiones en las articulaciones. Para el verano, sin embargo, el resto de prendas ganan importancia, ya que los tejidos que garantizan una buena ventilación nos facilitarán el entrenamiento. Muchas marcas deportivas tienen líneas específicas para el control de la sudoración: Nike, con dri-FIT, y Adidas, con Climacool son un ejemplo. En caso de correr de buena mañana o por la noche, recuerda llevar prendas con franjas fluorescentes, y si corres de día, no salgas sin gafas ni gorra.

Ruta

Planifica tu ruta de forma que favorezca tu comodidad o que facilite la cobertura de ciertas necesidades. Asegúrate de que en algún momento del recorrido haya fuentes de agua o tiendas de alimentación en las que puedas hacer un parón e hidratarte.

Motivación

En verano, el tiempo no suele ser la principal excusa para no practicar deporte, sino que lo es la falta de motivación. Para ello, las nuevas tecnologías ponen a nuestra disposición una gran cantidad de opciones para registrar nuestros progresos, competir en línea con otros usuarios y encontrar de nuevo nuestra fuerza de voluntad. Las hay tan populares como Runtastic o tan originales como Zombies Run!

Artículos relacionados