sujetador mujer

Desde muy jóvenes las mujeres llevamos sujetador porque nuestras madres solían decirnos que así tendríamos un pecho más firme y bonito. Creo que es una tendencia general, que se ha ido extendiendo generación tras generación. Personalmente nunca me he planteado que tiene o no de cierto, desde que me levanto hasta que me acuesto el llevar un sujetador forma parte de mi rutina diaria, exactamente igual que el desmaquillarse o lavarse los dientes.

Lo cierto, es que al leer el último estudio publicado por el profesor francés Jean-Denis Rouillon me ha dado que pensar. Según su investigación, el hecho de llevar sujetador no implica que los pechos se mantengan en su sitio y no se caigan, si no todo lo contrario. La investigación se basa en los datos tomados durante los últimos 15 años a 330 mujeres, a las que se les ha medido el pecho “meticulosamente”.

Según Rouillon, “el uso de sujetadores puede provocar que los tejidos que se encargan de sostener los pechos no realicen su función, y por lo tanto, se caigan antes”. Para otros doctores esta teoría es totalmente falsa. Para el médico especialista en medicina estética Juan Antonio Mira esta investigación no tiene ningún fundamento y es falsa, tanto a nivel teórico, como práctico.

Para Juan Antonio Mira la caída del pecho en una mujer esta directamente relacionado con: su genética, herencia familiar, peso excesivo y los hábitos personales de cada una. En este último caso influye más sobre la tonicidad de la piel, que sobre la glándula en sí.

Yo prefiero hacerle caso al doctor Mira y pienso seguir usando un sujetador, aunque de vez en cuando opte por liberarme de sus cadenas con alguna que otra camiseta.