Veneno de abeja, el botox de la naturaleza

Desde hace algún tiempo está muy de moda encontrarse cremas con todo tipo de “venenos” de animales o secreciones varias en parafarmacias y perfumerías. Así, son muchos los que tienen reservado un hueco en su neceser para la famosa crema de baba de caracol, placenta de tortuga o veneno de serpiente. Pero ahora, aparece un nuevo veneno del reino animal, que se ha unido al club para deleite de nuestro cutis. Se trata del veneno de abeja, el ya llamado botox de la naturaleza.

Este veneno, al que también se le llama apitoxina, lleva usándose terapéuticamente en todas las civilizaciones desde hace más de 3.000 años. Y es que, trata más de 50 enfermedades, entre ellas las que afectan a los huesos y al sistema respiratorio. Además, posee una capacidad antiinflamatoria 100 veces superior a la de la cortisona y también tiene un gran poder antibiótico.

Un laboratorio brasileño ha sido uno de los primeros en el mundo en desarrollar una estupenda línea de cremas basadas en este veneno. El producto ya ha sido aprobado por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) y se estrena comercialmente como un “botox natural”, dado que la piel con el veneno produce más colágeno, aumentando y mejorando la elasticidad. Asimismo, la circulación sanguínea mejora y la piel muerta se elimina, lo que reduce las arrugas

De acuerdo con el copropietario del laboratorio, el ingrediente activo en productos cosméticos, que también contiene el polen y la miel, es la melitina, un aminoácido presente en el veneno de abeja.

Bee Venom Mask: Bee Venom MaskVer en Amazon

Pero no sólo hay que esperar a esta línea de cremas, si tienes pensado hacerte un viaje por el Reino Unido, o vives allí, la inglesa Deborah Mitchell, ex miss Gran Bretaña, realiza tratamientos con veneno de abeja. Además, también tiene su propia gama de cremas formulados con este peculiar veneno, que pueden encontrarse en España a través de la

Kate Middleton se sometió a uno de sus tratamientos antes de su boda, pero otras famosas como Gwyneth Paltrow, Claudia Schiffer, Kylie Minogue o Victoria Beckham también lo han probado ya. ¿Te apuntas?