La actitud tiene mucho que ver con la belleza

La fotógrafa Gracie Hagen, en su libro “Illusions of the body”, ha publicado una serie de imágenes tomadas con la misma luz y el mismo ángulo en las que aparecen hombres y mujeres posando de diferentes formas, dando lugar a una fotografía bella y otra poco atractiva, todo dependiendo de la posición en la que se encuentran.

Hagen apunta en su página web, que su trabajo es una crítica a “las supuestas normas sobre como creemos que nuestro cuerpo debe lucir”, ya que hoy en día tendemos a compararnos con los modelos de cuerpos perfectos que aparecen en las revistas. Sin embargo “nunca vemos las otras fotos tomadas a esas mismas personas donde lucen mal” porque “los medios sólo muestran las imágenes más favorables de la gente”.

cuerpo4

Los modelos que forman parte de sus sesiones fotográficas son personas de diversas edades, con un tipo de cuerpo muy diferente, así como de distintas razas. Todos, posaron para la artista con la misma iluminación y sin que ésta moviera la cámara, para dar lugar a un resultado contrapuesto. El objetivo de este proyecto es mostrar al público que no sólo los programas de ordenador pueden modificar el aspecto de una persona, sino que también obedece a la habilidad del que toma la instantánea.