belleza oscars

Esta noche se celebra la 85 edición de los premios Oscar de Hollywood, donde cientos de celebreties posarán con sus mejores galas en la conocida alfombra roja. A estas horas ya deben de estar preparándose para lucir lo más impresionantemente posible. No suelen defraudar, aunque detrás de esos cutis de porcelana y esos vestidos de escándalo hay mucho trabajo de la mano de los estilistas y cirujanos más reclamados del mundo.

Los rellenos para suavizar las arrugas faciales y rejuvenecer la piel son un básico entre los actores y actrices que allí se reunirán. Además del ácido hialurónico, el colágeno y el botox, este año se ha introducido el Vampire FaceLift, que mezcla los rellenos con la propia sangre del paciente. El cirujano plástico Paul Nassif, quien ofrece el servicio en su clínica de Beverly Hills, dice que el proceso implica la extracción de un tubo de sangre del paciente, aislar ciertos componentes y después mezclarlos con un relleno dérmico e inyectarlo de nuevo en la piel.

Puede que esto sea algo considerado “normal”, pero atención porque el Shizuka New York Day Spa de Manhattan ofrece un Geisha Facial, un tratamiento de una hora de duración que consiste en aplicar excrementos de ruiseñor en forma de polvo para la piel. Los excrementos, que la propietaria del salón de belleza Shizuka Bernstein importa de Japón, contienen enzimas naturales que exfolian la piel.

“Hay muchas opciones drásticas para exfoliar la piel como productos químicos y la microdermabrasión, explica Bernstein. “Pero si quieres un tratamiento más natural, este te dará unos grandes resultados. Se retira la piel muerta, el tono de piel es más brillante y sales con un look radiante“, dijo.

Las excentricidades no quedan aquí. The Broot en Santa Mónica aplica un tratamiento para cabello totalmente natural que tiene un ingrediente secreto: testículos de toro. Su propietaria Samira Asemanfar dijo que las familias persas los habían utilizado durante generaciones, cociendo testículos comprados en una carnicería local para extraer un caldo de proteínas y hormonas que se añade a los tratamientos para fortalecer y reparar el cabello.

“Los clientes nos han dicho que sentían el pelo más grueso, más reparado, más fortificado. Una clienta dijo que le crecía más rápido el pelo”, asegura Asemanfar. Tras conocer el engaño del llamado milagro anti caída del champú de caballo, no sabemos si realmente se trata de otro timo cosmético para sacar altos beneficios.

Sea lo que sea está claro que los famosos están dispuestos a dejarse una gran suma de dólares por lucir esa noche especialmente radiantes. La ocasión lo merece. En unas horas veremos como posan en la alfombra roja y conoceremos si es Argo o Lincoln las que se llevan más estatuillas.