Turismo de bisturí, una práctica tan extendida como desaconsejable

Turismo de bisturí, una práctica tan extendida como desaconsejable

Debido a la nefasta situación económica que en estos momentos azota a gran parte del mundo, y a la siempre necesidad que siguen teniendo miles de mujeres de estar eternamente jóvenes y bellas, el llamado turismo de bisturí se ha disparado en los últimos tiempos. Se trata de paquetes de viajes al extranjero a precio cerrado a lugares donde las operaciones de cirugía estética son bastante más económicas.

En 2011 y durante los primeros meses de este año, ha aumentado un 64% el número de personas que deciden trasladarse para hacerse algún “arreglillo”. Según un informe elaborado por el Doctor Mauricio Verbauvede, miembro de la SECPRE, Latinoamérica es el destino más solicitado, ya que las ofertas pueden llegar a ser de un 70% más baratas con respecto al precio en España. Países como Bolivia, Argentina o Brasil, son algunos de los que promueven este tipo de actividades a los turistas. Para que os hagáis una idea, frente a los 7.000 euros en Europa aproximadamente por una operación de aumento de pecho, 2.500 en Bolivia.

El Doctor Verbauvede asegura, que la mayoría de estos pacientes inconscientes, contratan paquetes de 15 días, un tiempo insuficiente para el postoperatorio, pero es que además, para volver a España, deben pasar largas horas de vuelo con los riesgos que ello implica. Por otro lado, muchas de estas personas se ponen en manos de cirujanos que no tienen títulos homologados y que no pueden hacer el seguimiento.

El Doctor Verbauvede aconseja que quien se decida a hacer este viaje estético reflexione detenidamente y se haga estas preguntas: “¿Quién se hará cargo de mi postoperatorio, las curas, quitar los puntos, etc.?, ¿quién se responsabilizará del resultado, ¿quién me hará el seguimiento y me dará las instrucciones o dirigirá los tratamientos postoperatorios para obtener el mejor resultado?, ¿quién me podrá hacer los retoques que pueda necesitar?, ¿si las cosas van mal, a quién y en qué país reclamaré?, ¿me harán la operación y la anestesia correcta, o para disminuir riesgos y acortar la evolución me harán una operación “a medias”?”